fbpx
Senador-Ivan-Dario-Agudelo-zapata

Iván Darío Agudelo: corazón y ciencia

Voy a votar al Senado de la República por Iván Darío Agudelo Zapata. Aquí les quiero contar por qué.

Lo conocí por pura casualidad y crucé algunas palabras, cortas pero sustanciosas, con él sobre el difícil camino de las mujeres para emprender y salir adelante. “Difícil sí, pero no imposible”, me dijo. Pero bueno, de la charla no quiero escribir, sino de las sensaciones que me produjo y porqué considero que ese tipo de personas son las que necesitamos tomando las decisiones del país.

Iván, como pide de entrada que uno lo llame, “porque cómo me va a decir cuando ya no sea Senador”, es un tipo que respira humildad, claridad de propósitos, estructura mental y a quien le cabe el país en la cabeza.

Nacido en un barrio humilde de Medellín, El Salvador, ha sabido potenciar sus capacidades y ponerlas al servicio de los antioqueños y claro, de los colombianos. Cada actuación responde a un porqué y un para qué. No es el típico político populista que habla de lo que haya que hablar. Su discurso es claro y su línea de transformación para Colombia está definida: Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación.     

Por si usted, amable lector no lo sabía, Iván Darío Agudelo, es el creador del Ministero de CTI, de la Ley Spin Off, de la Ley que otorgó la gratuidad en la educación y de la Ley contra el bullyng y el matoneo. Ciencia y corazón, es la mejor definición que encuentro para él. Es un verdadero orgullo tener esa clase de representantes en el Congreso, hace pensar que no todo está perdido.

Y es que nuestra toma de decisiones debe trascender la polarización y el discurso de odio que desde hace muchos años nos han vendido. Colombia no puede estar dividida entre buenos y malos, izquierda y derecha. No, este país tiene infinitas posibilidades y capacidades y es precisamente ese rencor estructural el que no nos permite avanzar.

Y por eso me llaman tanto la atención las posturas de Iván y su visión de país. Es un convencido y sabe convencer a los demás del camino que debemos seguir. Y es que como dice en sus intervenciones, si Colombia hace 30 años era líder en exportación de vacunas y hoy no producimos nada y todo lo importamos, tenemos las posibilidades de reencontrar el camino y ponernos a la vanguardia con la ciencia. Pero es cuestión de voluntad e inteligencia.

Ojalá podamos. Ojalá logremos construir conjuntamente las capacidades ilimitadas que tenemos en Colombia. Ojalá Antioquia y Colombia le sigan dando su confianza a un Senador que ha demostrado que sí se puede trabajar y producir resultados, aunque sea desde una de las instituciones con más alta mala imagen del país.

El 13 de marzo de 2022, votaré en el tarjetón de Senador por Iván Darío Agudelo. Marcaré el logo del partido Liberal y el número 5 (L5).

Rosa Arrieta