fbpx

El liberalismo científico de Iván Darío Agudelo

No importa qué profesión escogimos para la vida o cuáles sean nuestros intereses, al final cualquier cosa que hacemos tiene que ver con la ciencia.

La ciencia, es la herramienta más importante que tiene la humanidad para resolver los problemas que enfrenta. De hecho, los grandes logros con los que hoy contamos en la cotidianidad provienen del esfuerzo concentrado de siglos de desarrollo científico, por ejemplo, el uso del celular y el wifi que están directamente relacionados con el descubrimiento y formulación de las leyes básicas de la física.

La riqueza de las naciones proviene sobre todo de la inteligencia que un país pueda poner en marcha para transformar los problemas en oportunidades e innovaciones. Es común que las sociedades con pocos recursos naturales a su disposición estén obligadas a un mayor desarrollo de la ciencia y de la tecnología para sobrevivir a los retos que encuentra.

Una de las características del pensamiento científico es la duda. Las verdades científicas de las que hoy disponemos están sometidas a permanentes discusiones pues ninguna está dada por el valor de quien la pronuncia o su tono, todo depende del desarrollo del método que de lugar a determinadas conclusiones, siempre parciales e incompletas, que están sujetas a una posterior refutación.

Otra de las herramientas más poderosas inventadas por la sociedad para resolver sus problemas es la política. Sin embargo, la ausencia de una crítica científica en el pensamiento político basada en la duda en muchas ocasiones impide que las sociedades avancen. La política es una poderosa herramienta utilizada sin el rigor suficiente, y descuidada por la mayoría de los ciudadanos, por lo que muchas veces resulta inútil. Aunque la verdad política debería construirse mediante el diálogo y la duda, ha resultado más importante la imposición violenta del pensamiento al otro, es decir, se da una conversación de sordos en la que unos se refieren siempre a los otros, pero no les escuchan.

La idea de un liberalismo científico que encarna el senador Iván Darío Agudelo parece concentrar lo mejor de esas dos herramientas de las que dispone la sociedad para enfrentar los retos futuros. La carrera política y parlamentaria del senador ha estado enfocada en crear mediante la acción política serena y respetuosa de la diferencia, escenarios para que en Colombia exista una institucionalidad para la ciencia que explote de manera rigurosa el gran potencial que tenemos en la mente de cada colombiano y por otro lado, de imprimir en el debate político el método científico basado en la duda, no como indecisión, sino como medio crítico para resolver los problemas con las mejores soluciones disponibles.